Páginas vistas en total

domingo, 25 de marzo de 2012

Teatro Venezolano en el Fitc



La nueva edición del Festival Internacional de Teatro de Caracas FITC 2012, ofrecerá una nutrida muestra del movimiento escénico venezolano, con un cartel de 12 agrupaciones que presentarán piezas que abarcan teatro de texto de nuestra dramaturgia contemporánea, adaptaciones literarias o de acontecimientos reales, y teatro de creación colectiva.

Encabezan la selección nacional, dos obras emblemáticas del gran dramaturgo venezolano José Ignacio Cabrujas (1937-1995), homenajeado en esta edición del Festival, las cuales serán revividas por el Grupo Actoral 80: El día que me quieras (29 y 30 de marzo en el Teatro de Chacao) y Acto Cultural (07 y 08 de abril en el Espacio Plural Trasnocho).

El día que me quieras parte de la histórica visita que hiciera Carlos Gardel a Caracas durante su última gira en 1935, justo antes de encontrar la muerte en un accidente aéreo el 24 de junio de ese mismo año en Medellín, siguiente parada de su gira. En la obra, Cabrujas utiliza este hecho histórico de la visita de Gardel a Caracas, para plantear su posición crítica hacia el estado de la izquierda en el mundo, a través de la familia Ancízar, cuyo hogar goza de la sorpresiva presencia del ídolo por azares del destino, en una época en la cual Juan Vicente Gómez entraba en su último año de gobierno.

En Acto Cultural, la trama se desarrolla a mediados de los años 20, y gira en torno a la celebración de los cincuenta años de existencia de la Sociedad Luis Pasteur, para la cual los miembros de su Junta Directiva escenifican el drama histórico “Colón Cristóbal, el genovés alucinado”. Durante la representación del acto cultural, los actores se van descubriendo a sí mismos frente a los asistentes, develando sus vidas precarias, sus abandonos, sus anhelos y sus miserias. Mientras más se esfuerzan por representar la grandeza de Colón y su descubrimiento, más los arropa la propia pequeñez de un pueblo que encierra un pasado, un presente y un futuro que los ahoga.

Continuando con obras de la nueva dramaturgia venezolana, el público tendrá la oportunidad de disfrutar de Lírica (01 y 02 de abril en el Teatro César Rengifo), la pieza más reciente del reconocido dramaturgo venezolano Gustavo Ott, en la que se recrean los hechos ocurridos durante el año 2006 en una escuela de la zona de San Martín entre dos niños de 9 años. Representada por Textoteatro/Teatro San Martín, la historia aborda las relaciones de odio y la venganza con el perdón, a través de la poesía.

Otra de las obras inscritas en este grupo de teatro de texto de la nueva dramaturgia venezolana es Penitentes de Elio Palencia (03 de abril, Espacio Plural Trasnocho), historia llevada a escena por la agrupación Teatro de Repertorio Latinoamericano (TEATRELA), en la que se revisa crudamente la intolerancia y la indiferencia de la sociedad política y religiosa de nuestro país, teniendo como punto de partida tres perspectivas de homosexualidad que se entrecruzan por la fuerza de sus pasiones, entre un Cura, un estudiante y un buscavidas. El tema de esta obra está inspirado en el caso de la muerte de un sacerdote de alta jerarquía ligado a una clandestina vida homosexual y a circunstancias criminales que motivaron un enfrentamiento entre el gobierno y la iglesia del país.

Completan la selección de este género: Cuentos de guerra para dormir en paz de Karin Valecillos y La peor de todas de Iraida Tapias.

Cuentos de guerra para dormir en paz (30 y 31 de marzo en el Espacio Plural Trasnocho) es un montaje de la agrupación Tumbarrancho Teatro en el que se combinan artes escénicas, video y música en vivo, para contar cinco historias cortas en torno al tema bélico, bajo la dirección de Jesús Carreño: Grita Kasandra; Un chiste de las Malvinas; Mandrake Copperfield, hijo de Houddini; El Medio Oriente es de Carúpano pa’ allá; y además la quinta historia que es un cortometraje en video, titulado El Brillo.

Por su parte, La peor de todas será presentada por Water People Theater Company (08 de abril en la Asociación Cultural Humboldt), en un espectáculo sobre la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz, que denunciando el abuso de Poder, en esta oportunidad en contra de la mujer y la libre expresión. Juana Inés, un espíritu libre nacido fuera de época, se atrevió a opinar y por ello fue castigada. Pero esta intelectual silenciada por subversiva, sabía que su grito en pro de la justicia y respeto para con la mujer ya había trascendido océanos y tiempos gracias a su verbo.

Adaptaciones de obras literarias y de acontecimientos reales

La representación nacional en el Festival Internacional de Teatro de Caracas FITC 2012 incluye la adaptación de dos obras literarias que cobran vida en las tablas gracias a la magia de las artes escénicas.

La novela Cuando quiero llorar no lloro del escritor venezolano Miguel Otero Silva, adaptada y dirigida por José Domínguez-Bueno, se presenta a cargo del grupo Rajatabla (07 y 08 de abril en el Teatro César Rengifo), en una producción donde participan más de setenta personas entre actores, bailarines, músicos y cantantes. Ambientada entre 1948 y 1966, Cuando quiero llorar no lloro comienza pocos días antes del derrocamiento de Rómulo Gallegos, y del inicio de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y cuenta la historia de tres venezolanos de distintas clases sociales que comparten el mismo nombre, fecha de nacimiento y de muerte. Las historias paralelas de estos tres personajes sirven para retratar la sociedad venezolana de los años 60, la condición en cada uno de sus estratos sociales, y los efectos del ambiente de violencia e inestabilidad presentes en ese entonces.

Asimismo, el Teatro La Bacante presenta su obra Paria (03 y 04 de abril en la Asociación Cultural Humboldt), adaptación de los aforismos del libro De lágrimas y de Santos del escritor y filósofo rumano E.M. Cioran. Por medio de un espectáculo que mezcla la palabra con el gesto coreográfico y los cantos, Paria cuenta la historia de un personaje que se niega a callar su voz en un entorno represivo. La trama se desarrolla dentro del universo de un circo, que ante su cierre, entra en un proceso supervisado de reformas, entre las que se incluye la prohibición de la música no marcial. Dos de las artistas del circo, Paria y Almitamía, acordeonista y bailarina respectivamente, se niegan a acatar la medida y deciden cantar y bailar para que la ciudad despierte.

Por otra parte, el Grupo Teatral Skena llevará a escena la pieza La Ola (03 y 04 de abril en el Teatro Trasnocho), adaptación realizada por Basilio Álvarez sobre un hecho de la vida real ocurrido en un plantel educativo de California (USA) en abril de 1967, que se centra en la reacción de los seres humanos cuando se emplea la obediencia extrema para manipular a las masas.

En un montaje que combina la presencia de recursos audiovisuales, La Ola narra la historia del profesor Zelko Rainer, a quien se le ocurre hacer el experimento de recrear un régimen autocrático y totalitario para explicar el funcionamiento de los gobiernos totalitarios a sus alumnos, lo cual en apenas unos días se convierte en un movimiento real de trágicos resultados.

Teatro de creación colectiva

Tres obras de creación colectiva completan la selección nacional del FITC 2012: Caos y otras esperanzas del Teatro Altosf, Señoras de Maracaibo de Fundrama, y Sueños trotantes del grupo Ciane (Centro de Investigación Artística Nueva Escena).

Caos y otras esperanzas (04 y 05 de abril en el Espacio Plural Trasnocho) muestra el misterio de los seres y su existencia, en un montaje donde sentimientos como el amor, el dolor, y la confusión, contrastan en medio del caos y la esperanza.

Por su parte, Señoras de Maracaibo (30 y 31 de marzo en el Teatro César Rengifo) retrata el ir y venir de la memoria de cinco actores, que convierten sus experiencias en anécdotas, a través de cinco señoras que, con sus cuentos, siguen asombrando a la audiencia de la cálida región venezolana de Maracaibo. La oralidad y la corporeidad de la mujer marabina, de las populosas barriadas, de los años 60 y 70, se exponen bajo el recurso del travestismo teatral, en un montaje donde la comedia y la tragedia se conjugan para dar una demostración de la memoria de nuestros pueblos.

Finalmente, Sueños trotantes (01 de abril en la Casa de la Cultura Cecilio Acosta de Los Teques, y 02 de abril en la Plaza Alfredo Sadel), es un espectáculo de teatro físico y danza de altura, que refleja las diversas motivaciones, expectativas, pasiones, fantasías y realidades de los seres vivientes y expectantes de la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario