Páginas vistas en total

domingo, 3 de marzo de 2013

Tumbarrancho en tragicomedia


El mundo del espectáculo genera eventos tan sorprendentes que es capaz de inspirar historias que luego inundan los ríos del cine, la danza, la literatura…y el teatro. Casi un espectáculo dentro del espectáculo donde parece haber sido ya vivido. Es lo que le ocurre a dos empresarios musicales que en la aun Venezuela saudita, y aun hoy, podía contratar a los más encumbrados artistas de su tiempo. Y Queen lo era a cabalidad. Y fue contratado. Pero algo se olía en el ambiente.

El grupo Tumbarrancho, bajo la dirección de Jesús Carreño y apoyándose en un texto de Karin Valecillos, trae la hilarante tragicomedia “Vino la Reina” en la edición 2013 del FITC, el viernes  22 y 23 de marzo, a las 4:00 pm, en el Teatro César Rengifo. Son cuatro historias muy particulares que se entrelazan en un solo punto: la “esperanza” de alcanzar el éxito, de encontrar el amor, de asumir la vida como la quieres vivir o de cambiar el mundo.  
Es el año de 1981, Caracas es sacudida por la visita Queen, que vive el mejor momento de su historia, las entradas se venden como pan caliente. Gerardo y Miguel cifran sus esperanzas como productores musicales; Clarkson, un adolescente, que comienza a descubrir su verdadera inclinación sexual, ve en Freddie Mercury un modelo a seguir; Liber, y su compañero Tomás, pertenecen al mundo punk, son anarquistas, quieren cambiar el mundo; la última historia es la de José, quien está enamorado completamente de la Judi fan del grupo Queen.
 
El gran conflicto se presenta cuando se agotan las entradas y sólo quedan dos para el último concierto que serán rifadas en el Show de la Alegría a quien gane el concurso del doble de Freddie Mercury… Pero el sueño se transforma en pesadilla por un hecho inesperado: La muerte de Rómulo Betancourt.

El elenco de la pieza está compuesto por Elvis Chaveinte, Israel Moreno, Giovanny García, Zuly Mendez, Omaira Abinade, Alejandro Díaz, Vicente Peña, Indira Jiménez y Patrizia Fusco. La dramaturgo Karin Valecillos (Premio Municipal de Teatro / Autora de la primera telenovela para MTV y las obras “Lo que Kurt Cobain se llevó”, “Cuentos de Guerra para dormir en paz”, “29/10/88”) ; Dirección Musical de Abiram Brizuela (premio municipal de teatro por música Original 2009 y primer latinoamericano compositor para el programa Reason) ; Coreografías de Francisco Bravo, vestuarios de Samantha Castillo y Dirección de Arte de Rober Calzadilla. Producción general de Patrizia Fusco, la asistencia de producción de Inmarilé Quintero y la dirección general de Jesús Carreño.

“Vino la reina”, del grupo Tumbarancho se estará presentando en el Teatro César Rengifo el 22 y 23 de marzo a las 4:00 pm. Las entradas, a un costo de Bs. 140, pueden ser adquiridas en la taquilla del teatro de lunes a domingo, de 2:00 a 7:00 p.m., o a través de www.ticketmundo.com, y sus puntos de venta en el CCT, Sambil, Tolón, Centro Plaza y Metro kiosco estación Plaza Venezuela. Mayor información puede ser solicitada a través de la cuenta de facebook: FitCaracas y de twitter: @FitCaracas y a través de http://fitcaracas.blogspot.com/



Contra el progreso de esteve soler
Dirección juan jose martin

El progreso al que alude el título de la obra de Esteve Soler (catalán nacido en 1976) es del humanismo, en su sentido más positivo y profundo. Pero también alude al progreso de toda aquella invención humana que ha terminado por dársele la vuelta e ido en su contra. Es decir, contra el progreso que hace a los hombres menos humanos, todo aquello que impide el progreso del humanismo. Esto no es un juego de palabras, pues se trata de esa condición paradojal que entraña toda creación humana: contra las religiones, que se inventaron para dotar de un sentido moral y espiritual a las personas, y que han terminado por convertirlos en fieras irracionales y supersticiosas; contra las ideologías, que debían organizar a la sociedad y han terminado por crear rebaños vociferantes y desalmados; contra la economía, que sirvió para impedir guerras y administrar los bienes comunes y privados y ha terminado creando seres voraces en pos de una deidad llamada dinero; y así: contra la política, el arte, la educación.

Estas miniaturas de Soler están cargadas de ironía y de horror, de fantasía y poesía, de imágenes enigmáticas y contundentes, pero también, y sobre todo, de esa realidad llena de monstruos engendrados por la “buena voluntad”, esos que se expresan en la cotidianidad de una conversación matinal en una oficina, en una acera, en una esquina, o en el aula de un parvulario de cualquier ciudad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario